octubre 17, 2017

Comentario - El vampiro de la Colonia Roma (Luis Zapata)

Comentario - El vampiro de la Colonia Roma, de Luis Zapata.


Aunque ya somos requetemodernos, cualquier tema que tenga que ver con el ambiente gay sigue siendo algo que se deba manejar con pinzas. En especial por la facilidad que tenemos de ponder etiquetas. La literatura no es diferente, ni tiene porque serlo, y hablar de libros sobre esta temática, los oscuros y demoníacos, tampoco es la excepción. Así que con el riesgo que deja el estigma de una lectura pluricultural y open mind, hablaré de este libro. La novela de Luis Zapata entra dentro de lleno, sin más, en ese rubro del desenfado de la picaresca mexicana, especialmente citadina, tan defeña, de esos personajes mexicanísimos llenos de una paradójica vitalidad de la tristeza de quien sabe que no hay más que lo que le ha dado su estrella. En el caso de la novela El vampiro de la Colonia Roma, escuché sobre ella hace "varios" años en el taller literario universitario, pero hasta hace poco la encontré en físico (jocosamente la volvería a encontrar en la librería en Texcoco ya cuando me faltaban 20 páginas por leer, #YOLO). Se trata de una novela de la movida homosexual, el ambiente gay, en el centro del país, guiada por un tal Adonis García, cuyo relato abarca desde la infancia hasta los 25 años de edad.

La novela parte de la búsqueda de identidad y de los pequeños conflictos que tiene la vida de un joven que tiene que aprender a sortear el mundo mientra se ubica dentro de él, en sus desgracias, en su injusta forma de despertarnos a la madurez, siempre incompletos. A esto se suma el deseo y la sexualidad de un personaje que descubre su propia homosexualidad en una sociedad como la mexicana, tan universal como todas, y que la va asumiendo a lo largo de la novela de forma poco sistemática, pero con cierto aire de inevitable, de consecuencia. El joven "gayo" va discerniendo entre el amor y la sexualidad, entre el hambre y la necesidad, sin caer nunca en el erotismo. No es que importe esto último, pero incluso esta novela parece menos aceptable por el hecho de ser un personaje gay que narra que coge y es cogido, que aquellas medio pedófilas, violentas, que la undergorund band supura en cada pagina; no juzgo, sólo digo. El personaje narra cómo sucede la transición de un niño a un joven, guida por la tragedia mexicana de la orfandad, hasta encontrar un medio de vida en la prostitución. A partir de allí el personaje mostrará las facetas de la juventud mexicana en toda su naturalidad, pero con el chispazo (que por la reacción de la sociedad de su tiempo fue un buen flamazo) del mundo gay capitalino.

marzo 21, 2017

Comentario - Lo que no fue (Kike Ferrari)

Comentario - Lo que no fue (Kike Ferrari)

Kike Ferrari es el complicadísimo y poco obvio seudónimo de Enrique Ferrari, escritor argentino de la modernidad. Sin embargo, la historia detrás de este hombres es por demás interesante, ya que no se trata de una de esas plumas privilegiadas del medio, sino que ha sido mencionado últimamente en México como el famoso escritor del metro, ya que Enrique, quien ha ganado distintos galardones en novela negra en España (entre muchos otros), se dedica a ser conserje del metro de Buenos Aires, lo que pareciera darle poderes sobrenaturales por saber leer y escribir siendo de esa "clase" tan poco relacionada con el mundo del arte a aparente decir de los reporteros que han tocado el tema. Saliendo desde todo eso, que es más desagradable que risible, puedo decir que esta novela "Lo que no fue" ha sido una agradable oportunidad como lector, y que comparto la opinión de otros lectores de que la voz de Enrique es una genuina y valiosa.


Resulta que el libro se encuentra en la plataforma on-line de  bigadaparaleerenlibertad, aunque también en soporte de papel, editado en enero de 2017 por el Municipio de Texcoco (porque no hay nadie acá que se pueda publicar, y necesitamos exportar talento; o eso leo entre líneas). Al comienzo, y por la terrible experiencia de un libro de política del que hablé en algún momento que bajé de esa página, (y sin reconocer el nombre del autor) sospeché que se trataría de una chairopublicación, algo así como una chafés semi revolucionaria y panfletaria. Por fortuna no pude estar más equivocado, a medias. Así que me redimo de esos malos pensamientos de los que hice víctima el prólogo de dicho libro.

marzo 16, 2017

Comentario - ¡Qué viva la música! (Andrés Caicedo)

Comentario - ¡Qué viva la música! (Andrés Caicedo)

"Bueno, la probé y qué. Dura 10 minutos el efecto, que es fantástico. Después da achante y ganas de no moverse, espeluznante sabor en la boca, ardor en los pliegues del cerebro, fiebre, uno se pellizca y no se siente, ver cine no se puede porque da angustia el movimiento, sentimiento de incapacidad, miedo y rechinar de dientes."


A según decir de las cartas aclaratorias que funcionan en el libro como prólogo, esta obra es la máxima cúspide del escritor Colombiano Andrés Caicedo, muerto bastante joven, y es una de las joyas de la corona de la literatura de ese país. Yo no puedo afirmar o rechazar esa hipótesis debido a mi poco conocimiento del corazón literario de aquellas latitudes, pero puedo estar de acuerdo en que es un libro que vale la pena leerse, aunque quizá decir que es una obra maestra en sí mismo es un tanto apresurado. La novela fue publicada en 2012 por Alfaguara, lo que sí garantiza que no cuenta como edición de bolsillo, y tiene una muy agradable portada, que sí le atina esta vez al contenido del libro (bien ahí, Alfaguara, por fin).


"Y me ofrecían transistores, grabadoritas en cada esquina, pero ¿cómo me iba a servir si yo venía de pasármela escuchando música cuadrafónica en así de salidas? Me tenían que perdonar, Tiquito, Bull, si me les iba, ellos que se arrojaban el transistor o se lo pegaban a las orejas cuando le faltaban pilas, y empezaban a mirarme ya lejana..."


La novela trata de una jovencita de clase media alta de Cali, tan apasionada por la música como enloquecida por el sonido, y que va aprendiendo sobre distintos géneros a través de las personas y las relaciones que establece a lo largo de la novela, cada una con sus particulares maneras de desarrollarse. La rumba, las drogas, el rock, e incluso una promesa por leer El capital, así como la forma tan curiosamente destructiva que tiene la juventud para aprender sobre el mundo, es lo primero que se nota en el libro, donde la vida holgada de la María del Carmen Huerta, pasa de la exploración de un mundo lleno de música norteamericana para ir mutando al popular mundo del barrio, de la salsa y la rumba, donde conoce a otros personajes, que terminan de sellar su destino.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...